No hay sustituto a la experiencia

Aparte de repetir los beneficios que los estudiantes probablemente experimentarán una vez empiecen a contribuir entre ellos, es importante incidir en la idea de que no hay sustituto para la experiencia. A menudo vemos que los estudiantes sólo reconocen la utilidad del enfoque con el beneficio de la retrospectiva. Sin embargo, después de haber experimentado lo gratificante que es contribuir activamente en su propio proceso de aprendizaje y en el de los demás, los estudiantes se inclinan a hacer contribuciones con mayor frecuencia. Es por ello por lo que puede ser importante dar a los estudiantes pruebas provisionales o dejar que aborden juntos una tarea desafiante al comienzo del curso que pueda ayudar a experimentar los beneficios de la co-creación desde el principio.