Poder hacer preguntas de forma anónimas es un tema recurrente que aparece en todas las entrevistas que hemos realizado a los estudiantes en los últimos años. El beneficio del anonimato no es sólo relevante para bajar la barrera de la tensión con el profesor sino también con sus compañeros.